Charlie 4: Getting to know the locals / Conocer a la población local

18th July 2013

Acabamos de empezar nuestra segunda semana en El Cacique y nos hemos acostumbrados a nuestra nueva vida. / We just started our second week in El Cacique and we are gettig more and more used to our new life.

Hay dieciséis casas en la comunidad y cinco de ellas han acogido voluntarios en sus hogares para la duración del proyecto. Somos tres, Fiona, Tessa y Marlon, que se quedan con Daniela, la líder de la comunidad. Esto nos ha dado una buena perspectiva en cómo se organiza la comunidad aquí. Quedarse con la familia nos ha permitido comer y vivir como la gente aquí. El padre de Daniela, Don Félix, está muy involucrado con el proyecto y los voluntarios. Por ejemplo, organizó una visita de su plantación de café, que es un proyecto cooperativo entre el gobierno y otros miembros de la comunidad. Fue una experiencia realmente maravillosa porque nos hizo pensar en nuestras acciones en casa y la sostenibilidad de pequeños productores y sus ganancias. Don Félix puso mucho énfasis en como todo podemos aprender de los otros durante el proyecto.

Nuestro objetivo en El Cacique es agua y saneamiento, esperamos mejorar el saneamiento y reducir la contaminación de agua con la construcción de eco-letrinas y diferentes actividades con la comunidad. Las eco-letrinas tienen dos compartimentos divididos que permiten que el desecho sea separado y utilizado como compost, en vez de contaminar los recursos de agua y los alrededores.

La comunidad, aunque pequeña en cuanto a su población, está dispersada por todo el valle, lo que ha conllevado algunas aventuras. Para Michael y Saúl, la vida aquí presenta más obstáculos que a la mayoría del grupo. A pesar de haber hecho el paso por el rio más fácil la semana pasada, tuvimos que encontrar una manera más conveniente para que pudieran volver a casa porque aquí oscurece a las 18.30 de la tarde. Algunos de los miembros de la comunidad crearon un camino para que Michael y Saúl puedan volver a casa después de terminar las tareas del día

Como parte de nuestra investigación, caminamos a una comunidad cercana que se llama Isiquí, donde los voluntarios de un proyecto de Raleigh anterior han trabajado en colaboración con la comunidad. Finalizaron un proyecto de eco-letrinas en marzo y pudimos ver el uso que le están dando.    Fue interesante ver como nuestros planes actuales se convertirán en realidad. Además, nos dimos cuenta de la importancia de trabajar junto con la comunidad.

Después, hicimos una actividad por la tarde en El Cacique tanto para los niños como para los adultos de la comunidad. Por ejemplo, algunos voluntarios hicieron una pequeña obra de teatro relacionado con la higiene y el medio ambiente, y se vieron que algunos miembros del grupo bailan bien. También tuvimos un área de pintar, donde con los niños y muchas de las madres creamos un árbol lleno de hojas y animales de colores, con la intención de sensibilizar sobre la biodiversidad y su importancia en Miraflor.  Algunos jóvenes de la comunidad vinieron y nos dimos cuenta de lo importante que sería un área comunal en que los habitantes de la comunidad podrían descansar y jugar. Además, podría ser un buen sitio para reunirnos y seguir trabajando juntos para conseguir nuestros objetivos. Hemos encontrado el sitio perfecto para esto y ya nos hemos puesto a trabajar con la gente de aquí.

El terreno que estamos utilizando para este espacio comunal es de Don Francisco y nos sugirió que la utilizáramos. Cuatro chicas del grupo se quedan en su casa; Alice, Molly, Dariana y Dominique. Las chicas lo están pasando muy bien con la familia y se llevan muy bien con los niños. Jordan y Sergio viven en el otro lado del rio y la madre de la familia les ha dicho que tienen que engordarse más.  Sergio siempre está con su radio, lo que da más vida durante las caminatas hacia los sitios donde trabajamos y nuestras visitas a otras comunidades. Marlon también nos ha impresionado con su buena voz. Ahora sabemos de la importancia de la música en la cultura nicaragüense.

Igualmente, durante una visita a una organización de jóvenes en La Quinta descubrimos la importancia del deporte, sobre todo del beisbol, en la cultura de aquí. Hubo un partido de futbol pero no rendimos lo suficiente debido a la práctica extensiva de Casevac (evacuación en caso de una emergencia) que habíamos hecho por la mañana. 

Sobre todo, nuestro equipo se ha unido desde que estamos aquí, y es muy emocionante ver el progreso en relación a educación joven a joven y sensibilización cultural en el área de agua y saneamiento. Aunque estamos en una comunidad rural sin contacto con la familia en casa, no hemos tenido tanto tiempo para pensar en esto visto que hemos estado tan integrados en la vida de la familia y del proyecto aquí. Así, nos vino bien un pequeño cambio y nos juntamos como grupo y pasamos una noche todos juntos en la casa de Nelly y Omar. Es más, hicimos una pequeña presentación, hablamos de nuestras vidas personales y lo que podemos aportar a este proyecto. Esta actividad nos permitió conocernos más y  cuando volvimos a nuestras casas aquí supimos mejor como trabajar con la comunidad para construir los eco-letrinas y fomentar actitudes que hacen que el impacto sobre el medio ambiente en la reserva de Miraflor sea el más mínimo posible.

Hecho por Tessa y Fiona

We just started our second week in El Cacique and we are gettig more and more used to our new life. There are sixteen houses in the community and five have hosted volunteers in their homes for the duration of the project. Three of us, Fiona, Marlon & Tessa are living with Daniela, the Community Leader. This has given us a good perspective on how she organises the community here. Staying with a host family allows us to eat and live like the locals. Daniela’s father, Don Felix, is very involved in the project. For example, he organised a visit to his coffee plantation, which is co-operative project between the government and other community members. It was a truly wonderful experience that got us thinking about our action at home projects as well as sustainability of small farmers and how profits are divided. Don Felix put a lot of emphasis on how all can learn from the other people involved in the project.

The community, although small in terms of population, is dispersed throughout the valley, which has led to some adventures. For Michael and Saul, life here has more obstacles than most of the group. Despite having made the passage easier for the river last week, we had to find a convenient way for them to go home because here it gets dark at 6:30pm. Some community members created a path for Michael and Saul to go home after finishing the day's tasks.


Our aim at El Cacique is to improve sanitation and reduce water pollution with the construction of eco-latrines and various community activities. The eco-latrines have two divided compartments that separte waste and allow the feaces to turn into compost rather than contaminate water resources and surrounding areas.


As part of our research, we walked to a nearby community called Isiquí, where volunteers from a previous Raleigh project have worked in partnership with the communities. Eco-latrines were constructed here from October to April and we could see how well they ar ebeing used. It was interesting to see how our present plans become reality. Furthermore, we realised the importance of working together with the community. We then did an activity afternoon at El Cacique for both children and adults in the communities. For example some volunteers made a skit related to health and the environment, while others performed a dance. We also had a painting area, where children and mothers created a tree full of colored leaves and animals, with the intention to raising awareness of biodiversity and its importance in Miraflor. Some youth of the community came and we realised how important it would be to have a communal area where community residents could play. Also, it might be a good place to meet and continue to work together to achieve our goals. We found the perfect place for this and we have already started working with the people here.The land we are using for this space is communal and will be a great place for the whole community.

We’re all loving living with our families. In Don Francisco’s house we have Alice, Molly, Dominique and Dariana. The girls are having a great time with the family and get along well with children. Jordan and Sergio live on the other side of the river and the mother of the family has told them they have to gain more weight, so she is feeding them up with lots of rice and beans! Sergio always has his radio blaring, which gives more life during the hikes to the places where we work and on our visits to other communities. Marlon has impressed us with his excellent singing voice. Now we know the importance of music in Nicaraguan culture. While visiting an organisation of young people in La Quinta we also discovered the importance of sport as part of the culture, especially baseball. There was a football game against a local selection but we had to stop before the due to our extensive Casevac practice (evacuation in case of an emergency).

For a bit of a change we got together as a group and spent a night together at the home of Nelly and Omar. Moreover, we made a short presentation where we talked about our personal lives and what we bring to this project. This activity allowed us to get to know each other better and appreciate where the other members of the group are coming from.

Most importantly, our team has really bonded sice arriving here, and it is very exciting to see the progress in relation to education and cultural awareness in the area of ​​water and sanitation. Although we are in a rural community and out of touch with family back home, we haven’t had much time to think about it as we've been seen as part of the life of the family and the project here.